Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 03 Diciembre 2021 09:15
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© Jose Puentes - Navidades blancas: Adolf versus Oscar

—¡Maldita sea! —dijo Hitler. —Siempre que he visto ese resplandor esperaba una esvástica flamígera en los cielos como anuncio del porvenir, pero esa me trae el recuerdo de lo que más abomino. ¡Y esa música...!

—¡Usted y su esvástica! Mira que tiene mala memoria, Herr Adolf. —Le dijo compasivamente Oscar Wilde. —Todos los años tenemos esta reunión en la misma fecha, en la Navidad, y siempre aparece la estrella un instante sobre nosotros recordándonos el nacimiento de Jesús, y usted no ceja en esperar lo mismo. ¡Nunca cambiará!

—Nunca he conseguido llegar al trono antes que usted. —Contestó Hitler secamente y con pesadumbre, mientras daba la vuelta y volvía sobre las huellas de sus propios pasos. —Ya es hora de marchar y de seguir el peregrinaje por esta eterna llanura. ««Siempre odié la nieve. Ahora ya sé por qué. Era un presentimiento»».

—Ya le dije que este sillón era yo mismo. —En cuanto Oscar Wilde se levantó el butacón de hielo se esfumó en el aire—. Sepa, aunque no le sirva de consuelo, que a donde yo vuelvo tampoco tengo ningún asiento. Usted soñó antaño con un olimpo de los espíritus más ilustres de todos los tiempos, pero yo le aseguro que conozco a alguno de esos allí y no se ha perdido usted nada por no estar en su compañía. Al fin y al cabo usted es, al menos en parte, una terrible consecuencia de lo que algunos de nosotros fuimos, o quisimos ser, en los dos siglos que le precedieron...

Hitler no se molestó en contestar y siguió su marcha erguido sin volver la vista, mientras, toda aquella cohorte de rostros en el suelo parecía seguirle cual sombra gigante. Arriba, el resplandor creció y las nubes siguieron abriéndose según ellos se alejaban. La melodía continuó con intensidad a la vez que la parte del yermo que quedaba justo debajo del cielo estrellado comenzó a reverdecer y a llenarse de flores.

© Jose Puentes. Nadal de 2006.
NavyTales, v.2006


P.D.: El texto que va entre «« »» procede, respectivamente según el personaje, de "Las conversaciones privadas de Hitler", y de "De Profundis" de Oscar Wilde.



Página 9 de 9 << < 6 7 8 9
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
El grito
El grito
Miscelánea
Breves
A la cara más fea, la alegría la hermosea.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas