Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 26 Enero 2022 19:51
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© Olé Torero

Su mente recuerda muchas plazas: Madrid, Alcalá, Sevilla, México, Algeciras, Zaragoza, Nimes, Maracay… En todas ellas ha sido protagonista de grandes faenas.

Su figura ha paseado a lo largo de varios continentes, enfrentándose a un gran número de bestias y al acoso expectante de las multitudes enardecidas que siempre quieren más que lo que la humanidad puede darles.

El pitón salvaje de la res le ha marcado en varios sitios pero como desafiando a la existencia, a cada nueva cornada, regresa con el espíritu máximo de los dioses en procura de la venganza en otro toro.

Mandingo no representa para él eso.

Es el animal noble que lo ha hecho elevarse a la columna mas alta de su pasión, que le ha subliminado y reinflado haciéndole ver que el cansancio solo es necesario a la hora de la muerte, cuando ya exhausto de vagar, en él ultimo suspiro descansa para siempre el cuerpo.



Lo llama de perfil con la muleta en su diestra y el animal obedece pasando por su lado y rematando corriendo la muleta en el lomo, mientras que con la izquierda le palmea como recordándole que todavía falta mucho.

Una banderilla le ha rozado el costado pero no le ha hecho daño, su traje está un poco manchado de la sangre del noble bruto.

Mandingo impulsado más por las ansias que por las condiciones físicas, no quiere darle un segundo de descanso.

Una y otra vez le ataca y es burlado por el arte depurado de este.

La canción de guerra ha sido elevada de volumen, ahora es un eco flotante en las fronteras de la plaza.

Miguel toma de frente su muleta e intenta efectuar una Manoletina pero el engaño no es suficiente y Mandingo en un arranque instintivo de animal herido logra alcanzar con su cabeza el cuerpo del torero.

Él siente el frío del pitón que le recorre una pierna y le hace trizas el traje de luces a la altura del muslo.

Se siente catapultado por el empuje de la embestida y arrastrado por el suelo del redondel mientras que el olé se transforma en un grito de angustia en las gargantas.

El animal cabecea intentando tomar revancha a su cansancio, buscando que su pitón entre en el camino correcto para que su enemigo con la vida sesgada quede recompensado por su acto de temeridad.

Tres y hasta cuatro ayudantes se le abalanzan al toro buscando quitarle la presa, que aunque no parece tener nada de peligro, puede encontrar la muerte en otra embestida.

Mandingo con el olor a sangre en su pitón se le encima a Rafael buscando una nueva víctima, pero este logra efectuarle buenos pases que le distraen el suficiente tiempo para que Miguel se levante del suelo y contrariado camine hacia el burladero a buscar una nueva muleta, picado por la furia de haber sido revolcado y levemente herido.

La angustia pasa entonces y el aplauso al torero se siente nuevamente.



La música ha acallado sus notas y Miguel en el centro del ruedo, con el pantalón rasgado desafía nuevamente a Mandingo.

Este le contempla sin misericordia y con la pezuña rasga la arena para recordarle que ahora quien manda en el ruedo es él.

Pero un revolcón no es suficiente para vencer su tesón y Miguel quiere borrar la impresión de este, por lo que con la muleta en la misma posición intenta nuevamente la suerte que le costó el susto.

Esta vez el engaño si es suficiente y Mandingo no logra atraparlo.

Un pase de pecho, dos de rodillas y uno sentado en los palos son suficientes para que se anime nuevamente la tarde.

Está cansado pero tiene ese extra de los iluminados, el que le bastó al toro para revolcarlo.

Nueva faena con la muleta rematada con giraldillas y pases bajos.

Girondinas y Manoletinas repetidas y el sabor a sangre que la arena chupa.

Toma su espada y la descubre de la muleta con ansias de terminar la faena.

Silencio absoluto mientras se acomoda para dar la estocada definitiva.

Mandingo sin embargo no se aquieta, embiste nuevamente y en un pase apresurado con la muleta Miguel le esquiva.

Puede darle unos pases más antes de acabarle.

Coloca nuevamente su espada tras la muleta y le da una nueva oportunidad al toro de demostrar su bravura.

Un nuevo pase de pecho.

La música nuevamente va a deleitar los postreros momentos de la faena.

Ya los pañuelos se agitan alrededor de la plaza pidiendo desde ya unas orejas a la presidencia de esta.

Un pase intentando una media vuelta pero Mandingo con el instinto asesino característico de los animales de su raza levanta la cabeza y logra alcanzar nuevamente la humanidad del torero.

Ahora el pitón si reposa en un sitio seguro.

Mas abajo del pecho, casi al final de las costillas.

El sabor a sangre llega hasta su boca.

Se ve por segundos levantado y dejado caer en tierra.

En un supremo esfuerzo enrolla su cuerpo y lo cubre con sus antebrazos.

Gritos histéricos, carreras de un lado a otro.

No solo los ayudantes sino también los otros matadores han corrido en su ayuda.

Fotógrafos corriendo de un lado a otro buscando retratar el absurdo momento.

La camilla lo saca a la carrera camino a la enfermería.

Siente un dolor inmenso en su pecho, con ojos casi cerrados va viendo los rostros de los concurrentes ahora.

Casi llorosos, angustiantes.

A su lado uno de sus hermanos con lágrimas en sus mejillas.

Su manejador le espera en la enfermería.

Por unos segundos su inconsciencia queda relegada.

Mira al médico y a quienes lo rodean.

-Ha sido una gran faena. ¿Verdad doctor?

-Sí. Una de las mejores.

Sus ojos se cierran camino a la muerte.

Aun escucha los aplausos en la última feria de Sevilla, las orejas de la feria madrileña, la apoteosis de las noches malagueñas, los olé salidos de las gargantas de los millones de personas que le vieron.

Puede palpar en su pecho las lágrimas dejadas en él por su esposa, que gracias a la magia de la televisión ha contemplado sus últimos momentos.

Afuera uno de los alternantes da muerte a Mandingo que es ahora arrastrado hacia el exterior del ruedo.

Una gran tarde para un gran torero y para un bravío animal que en el absurdo de la vida tuvieron que toparse con sus destinos para acabar cada uno con sus lauros.
..

Página 3 de 3 < 1 2 3
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Breves
Otoñada de San Mateo, puerca vendimia y gordos borregos.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas