Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 08 Diciembre 2021 16:27
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© LA BRECHA Y EL CORMORÁN
No lo habían mandado al carajo. Estaba ahí por propia decisión y sin que nadie lo supiera. A no dudarlo; siendo apenas un mozalbete de diecinueve años, Nicandro Masto priorizaba su orgullo por sobre cualquier otro avatar y como en ello le iba la dignidad, prefería adelantarse a los acontecimientos e irse al carajo por sorpresa, para anticiparse a los deseos expresos de alguien que no fuera él mismo. Ni necio, ni arrebatado: decidido y seguro de sí mismo.

Tan seguro de sí, como cansado del olor a podredumbre y descomposición de las bodegas (los ahorros no lograron granjearle un viaje más holgado), se había deslizado invisible hasta lo alto del mástil, en procura de aire fresco y vista para solazarse, tras una tormenta de dos días que a punto estuvo de hundir la goleta en las costas africanas, alejándolos de la ruta demarcada por el capitán con destino final en el lejano Virreinato del Río de la Plata.

El calor húmedo, la furia chillona de los colores y esa claridad que le tajeaba las pupilas, habían logrado embotarlo, obligándolo a abandonarse a una reparadora siesta a media mañana.

Despertó sobresaltado por los graznidos de un cormorán oscuro que en su afán por alejarse de una bandada de gaviotas, ensayó una maniobra tan arriesgada como imposible, cayendo en tirabuzón alrededor del mástil, para sacar algo de distancia a sus perseguidores. Al tercer giro descendente, el ave impactó como una pedrada en su hombro derecho haciéndolo perder el equilibrio. Hombre y cuervo de mar se precipitaron al vacío entre gritos, graznidos y aleteos. Se hubieran estrellado contra el piso de cubierta de no haber mediado un rápido viraje del timonel que hizo dibujar un amplio arco a la vela mayor ya desplegada, contra la que ambos rebotaron para finalizar cayendo en las aguas turquesas ante el clamor desesperado de la tripulación y el pasaje que desde el casco pedían a una sola voz que rescataran al pajarraco.

A medida que aturdido se hundía en un sopor vivo y húmedo, le pareció divisar a pocas brazadas de donde se encontraba, al cormorán que luchaba con desesperación y un ala rota, por su vida. En un postrer esfuerzo, quiso gritar la injusticia de terminar así, pero al intentarlo sólo logró ahogarse con borbotones de agua salada que le irritaron la garganta y le cerraron los ojos con prepotencia.

Despertó la mañana en que cumplía veinte años, con su mano izquierda palpando una vieja cicatriz en un hombro. Procuró recordar cuándo o qué le había provocado una marca semejante, mas ningún recuerdo acudió al llamado. De inmediato, presintió que tenía un problema… o dos… o dos en uno.

Los pormenores cotidianos y hasta anecdóticos de su vida se habían diluido, restando en su memoria un inasible hilo conductor de lo que habían sido sus días hasta entonces. Sumado a ello y sin saber a qué atribuirlo, tuvo la sensación irrefutable de que vivía a contramano del mundo. Descubrió que había nacido en el tiempo equivocado. Nunca supo cómo, ni porqué. Asumió con simpleza, que había sido un resbalón del azar, de esos que ocurren una vez cada… siete mil millones de veces.

Fuere lo que fuere, lo cierto es que ahí estaba él, negado por completo a la lógica de las computadoras, internet, los teléfonos inalámbricos y todo aquello que requiriera el más mínimo cerebro para lo tecnológico comunicacional. Excedía su capacidad y a pesar de ello, nadie hubiera osado tratarlo de inútil o retrasado; por el contrario, se sentía un “adelantado involuntario”, con las consecuencias propias de no estar preparado para ello.

Ante la imposibilidad de comprender la fascinación de sus contemporáneos por la velocidad y vacío de los mensajes enviados por celulares y chat, había concluido por representar dicho dilema con la imagen del náufrago que desde un peñasco arroja apurado, al mar una botella con un papel en blanco cuidadosamente doblado en su interior.


Página 1 de 4 1 2 3 4 >
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Limusina Vespa
Limusina Vespa
Miscelánea
Breves
Al buey viejo no cates abrigo.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas