Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 26 Enero 2022 21:29
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© El pozo

Él no lo quería decir (o no le interesaba decirlo) pero el viejo no tenía casi nada. Vivía en la más extrema miseria. Herminio era lo que se dice pobre pobre. Pero yo también me había ido acostumbrando a eso y por ejemplo yo sabía que cuando me invitaba con “un amargo” él me estaba invitando solamente a estar juntos unas horas, a compartir la soledad, como dije antes. Al principio se tomaba la molestia de ir hasta adentro de la casa (sin puerta) y volver con cara levemente decepcionada a decirme que se había quedado sin yerba, pero con el tiempo fue perdiendo esas burocracias. “Un amargo” pasó entonces a significar para mí otra cosa, perdido ya su sentido original, que relacionaba con la amistad o algo así. De modo que yo escuchaba el silbido, me sentaba en el tronco vacío y ahí nos quedábamos, horas y horas, las tardes.

De vez en cuando el viejo tenía como accesos de habla y entonces hablaba. Y no digo me hablaba porque yo tenía la sensación mientras él decía algo, de que Herminio largaba sus palabras al vacío, que se perdían en él, y que las hubiera dicho sin duda aunque yo no estuviera, y sin duda las decía cuando yo no estaba. Alguna vez tuve la horrible sensación de que el lugar donde yo estaba sentado seguía vacío. Además no me dirigía una sola mirada en toda la tarde, salvo cuando me iba (él decía al otro día que había mirado mientras yo me iba, que le gustaba ver las cosas cuando se alejaban), y sin embargo mientras hablaba miraba en dirección a las cruces de ladrillo dibujadas en el suelo de tierra, o al árbol, o al horizonte enrojecido, o a nada. Pero, como decía, a veces se ponía a decir algo. Y eran tan pocas las cosas que decía que las recuerdo casi a todas. Por ejemplo una vez dijo que esa “seca” que se decía que asolaba al pueblo entero desde hacía un año, era en realidad un modesto milagro, sí, modesto, pero un milagro al fin, un regalo de Dios, malintencionado quizás, pero de Dios, que quién sabe si existe, le gustaba decir. Si lo hubieran oído en el pueblo seguro seguro que lo linchan. “Mirá ese árbol”, una vez dijo, “ella (se refería a su madre) nunca lo regó, aunque tenía con qué, ni yo, y mirá como está, el más lindo y el más grande del pueblo”. Mencionó también que su padre, que lo había plantado, contaba a su vez que en “la seca del 80” el árbol estaba hermoso y que cuando terminó la seca, con la primera lluvia, estuvo a punto de secarse, de no dar más hojas, el pobre arbolito. A veces mentía el Herminio, o por lo menos exageraba; yo lo sabía y lo dejaba. Y lo dejaba porque en el fondo sentía que sus palabras, sus mentiras, sus exageraciones, me querían decir algo, no sé, algo, otra cosa; y yo lo dejaba. “Es la falta de agua lo que los hace crecer, es la falta”, repetía.


Página 2 de 3 < 1 2 3 >
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Breves
Los fracasos son ensayos del éxito
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas