Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 08 Diciembre 2021 15:16
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© Jose Puentes - Manuscrito hallado en un pedrisco (II)
Cuando acabó aquel período a mí me trasladaron a Belice. No era un capricho, ya que hay zonas del planeta de las que es muy incómodo elevarse: los desiertos cálidos y las zonas polares. En los primeros aun se puede con los propios recursos orgánicos crear un protoestrato eficaz. Pero en las segundas aunque lo consigas es harto difícil evitar que se congele antes de ascender.

En Belice fue muy sencillo. Me elevé rápidamente y tomé rumbo sur porque mi primera misión fue bombardear en la selva boliviana varios kilómetros cuadrados dedicados al cultivo de la coca. Había estado por allí en otra ocasión, pero hacía trabajos pequeños cerca de los pueblos, casi siempre por encargo de algún vecino. Ahora era todo a lo grande. Nunca antes había explotado al máximo mi capacidad y les aseguro que es realmente impresionante el efecto conseguido. Bueno, ya se habrán enterado Vds. por los medios de comunicación. Tanto enajena que, aunque ves correr entre la maleza a aquellas pobres gentes que tratan de salvar a sus hijos o a alguno de sus enseres, no sientes nada porque estás como narcotizado. La sensación de poder es muy nociva y en este caso era muy fuerte, pues ni siquiera corría el riesgo de ser derribado por un "campanero" audaz... En fin, me había tragado el cuento de que aquellos eran "el enemigo".

Las misiones siguientes también eran de lucha contra el narcotráfico. Realicé dos sobre Colombia, una en Venezuela y otra en el interior de la Amazonia brasileña. Normalmente me limitaba a sobrevolar la zona devastada, pero en la última ocasión se me ocurrió descender para comprobar el efecto sobre el terreno. No encontré un solo cadáver, pero eso no quería decir nada porque en muchos casos eran arrastrados con violencia y aparecían desplazados muchos kilómetros. Lo que me llamó la atención fue que aquello era una plantación, pero no de coca. Después supe que de aquellos árboles se extraía un líquido que se usaba de combustible, como el fuel. Lo achaqué a un error de información y en la prensa el desastre lo atribuyeron al fenómeno del "Niño". Que poca gracia le iba a hacer el nombrecito al vetusto Bromio y que le colgasen el muerto...

Pero después de éstas, las siguientes misiones comenzaron a provocar mi desconfianza en el coronel y en sus verdaderas intenciones. No niego que en Kenia o en la selva del Congo pueda cultivarse la coca, aunque jamás había escuchado nada al respecto, pero lo que bombardeé en Irán, Ucrania y China eran campos de cereales. De aldea soy y sé distinguir el trigo de cualquier otra planta. Además aquella zona del norte chino la conocía, pues un colega, Lei Kung, era de Nangong y estuve años atrás haciendo unas cuantas perrerías con él a los miembros del partido que se habían apropiado de las granjas comunales de su pueblo.

Algo parecía no encajar y eran los supuestos motivos de las últimas incursiones. Decidí investigar y lo que descubrí no me gustó nada. La Agencia se dedicaba a destruir cultivos en diferentes partes del mundo según se lo solicitaban los grandes trust exportadores de los Estados Unidos, amen de otros trabajillos más inconfesables que escondían venganzas personales entre altos ejecutivos y rivalidades entre investigadores americanos y extranjeros. Lo de Brasil lo había encargado una petrolera texana. Cuando se lo recriminé a Peter Tenreiro me dijo que estaba jugando con fuego y que no me quedaba más remedio que seguir trabajando con ellos, ¡qué ingenuo! ¡A Xoan Lóstregos, nubeiro de la estirpe de Brito el Tespestario, quemado en la hoguera por la Inquisición de Flandes, pretendía fastidiarlo un bastardo descendiente de un campanero! ¡Seguro que aún recuerdan en la base de Cabot el tornado que nos arrastró por los aires a los dos hasta dejarnos en la sede del Alto Tribunal!

Cuando descendimos en las Bermudas tuvimos que quitarnos los plumíferos para no perecer asfixiados. Desde hace tres generaciones la curia se instaló en Hamiltong. Los británicos son muy comprensivos con los seres extraños como nosotros, mientras no se insulte a la reina y se cumpla la Ley, aunque sea sólo en apariencia. La tapadera era el Club de los Amigos del Triángulo de las Bermudas, al que evidentemente no se podía pertenecer si no era uno expresamente invitado por la directiva, cosa que sólo sucedía de vez en cuando si había necesidad de sustituir a alguien del personal o a un magistrado. A nosotros nos juzgaron el polaco Ivan Planetnik, el gascón François Orval y la honorable presidenta, la alemana Berta Wettermänchen, ¡qué mujer! Cuesta creer que sea capaz de mantenerse sobre una nube... ¡Una auténtica valquiria!

No me puedo quejar del resultado. La sentencia disolvió el contrato por mala fe de Peter Tenreiro, pero las costas y la multa corrieron de mi cuenta. Se quedaron con la mitad del oro percibido, y es que la vida en las Bermudas no es barata. Además, como en nuestras leyes la necedad no sólo no es una eximente sino una agravante, fui condenado a permanecer en la estratosfera durante seis meses. Al coronel lo transportaron de forma un tanto violenta y apareció sobre el Pentágono. Creo que ahora está siendo objeto de estudio en un siquiátrico secreto que tiene la Agencia de Estudios Paranormales en algún rincón despoblado del país.

Les escribo esto desde una altitud de cincomil metros y subiendo, antes de que me congele del todo. Después formaré con el pergamino una bola de hielo y la arrojaré sobre España con la esperanza que alguien lo lea y prevenga a quien corresponda sobre esos aliados nuestros que tan amigos son de jorobarnos sin que nos enteremos, para luego vendernos sus productos salvadores. Desconfíen Vds. cuando les vengan con la historia del cambio climático y recuerden que Manolo y Mustafá aún pueden estar provocando huracanes, tormentas de hielo e inundaciones, ¡si lo sabré yo!

Atentamente.
Xoan Lóstregos.

© 2001. Jose Puentes
es.humanidades.literatura
14 junio 2001
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Limusina Vespa
Limusina Vespa
Miscelánea
Breves
A hombre desgarbado, dale de lado.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas