Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 19 Julio 2024 11:00
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© Azathoth - La mala cabeza de Lola
Lola era una chica alegre y pizpireta, aunque algo distraída. Su problema era que tenía muy mala cabeza, como siempre le decía su madre, y no es que fuera una alocada irresponsable, no, el problema era que siempre se le olvidaba la cabeza por ahí en cualquier parte y claro, cuando se acordaba era un follón tener que estar buscando dónde se podía haber dejado su cabecita. Se la dejaba dentro del armario, encima de la nevera, debajo del sofá o la cama y luego, de repente, notaba una ligereza increíble en el cuerpo y exclamaba "¡¡ostras, la cabeza!!, ¡ya me la he dejado olvidada otra vez por ahí!". (Naturalmente, si podía decir esto es porque, además, Lola era una ventrílocua muy habilidosa).

A su familia incluso le venían bien esos olvidos, ya que Lola tenía unos bonitos ojos verdes tan brillantes tan brillantes que no hacía falta encender la lámpara para ver en la oscuridad, simplemente ponían la cabeza de Lola encima de la mesita del cuarto de estar y así se ahorraban un dineral en electricidad. Eso sí, para evitar que su cabeza pudiera sufrir algún daño cuando se quedara abandonada en cualquier lado, su padre insistió en comprarle un robusto casco bien resistente que Lola (o mejor dicho, su cabeza) llevaba siempre puesto todo el día, que ya se sabe que más vale prevenir.

Con el tiempo, Lola ya se había acostumbrado a estas pérdidas y tampoco le suponía un inconveniente muy grave, porque podía estar con su cuerpo en un sitio haciendo alguna cosa mientras su cabeza veía una película o charlaba con alguien, pero en el fondo lo que más deseaba era que llegara el día en que dejara de una vez de perder la cabeza a la más mínima. Así que pensando, pensando (tenía mala cabeza, pero ello no le impedía pensar con gran dedicación) se le ocurrió colocarle un cencerro a su cabecita, para tenerla siempre localizada por el sonido. A ella le gustaba mucho su cencerrito plateado, se sentía orgullosa portándolo, pero ya se sabe que en todas partes hay envidiosos y los que no se atrevieron a seguir su ejemplo inventaron esa frase de "estar como un cencerro". Pero eso a Lola le daba igual, y se paseaba feliz por todas partes con su bonito cencerro, haciendo tolón tolán y disfrutando con su sonido.

© Azathoth
3 jun 1998
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Contrastes
Contrastes
Fotografías
Breves
No hay tonto que no se tenga por listo.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

Mar
11/07/2024 19:40
Visita rápida para dejar un poemilla. Volveré antes de vacaciones. Besos

Mario
03/07/2024 11:22
Como Gandalf en Moria, junto a la tumba de Balin. Soledad y ecos de antiguas vidas. Somos literatura o nada

Mario
11/06/2024 18:33
Agua para Todos llueve en Murcia

Mario
27/05/2024 08:23
Maldita lluvia, maldito Madrid. No te escondas niña que voy a por ti. Si no estás, bebo un trago más.

fw
25/05/2024 21:39
:-p

Archivo de Charlas