Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 08 Diciembre 2021 16:32
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© José Puentes - Tenía que suceder
En un principio, con la crisis de las vacas locas en 1996, fueron quemadas más de tres millones en Gran Bretaña, pero no fue suficiente: el virus --hoy en día está muy claro quien lo difundió, viendo lo que vino después-- se extendió por el mundo entero, excepto en la India. Primero en el continente europeo y en Estados Unidos, más tarde en el resto. Los gobiernos comenzaron a limitar el consumo de carne de ternera, para luego prohibirlo. La Unión Europea y La Federación Eslava, con las mayorías ecologistas en sus parlamentos, se convirtieron en los adelantados de la nueva cruzada...

En 1999 otros germenes se contagiaron a los cerdos, a las ovejas, a los pollos. Paralelamente a la aprobación solemne en la ONU de la antigua Declaración de los Derechos de los Animales. Se incluyó el derecho a no ser alimento para otros animales, aunque los leones, los tigres, los lobos y los demás depredadores no hicieron caso del tal derecho. Pero los hombres..., los hombres teníamos inteligencia y la Internacional Verde ya empezaba a controlar los gobiernos mundiales, por lo que se prohibió comer carne y pescado en todas las regiones del planeta.

Los investigadores genéticos ecologistas -los mismos que crearon los virus, y su escuela- empezaron a trabajar para adaptar el estómago humano a la digestión exclusiva de vegetales. Los dirigentes verdes y los grandes empresarios cerealistas se convirtieron en los primeros en pagar aquellas costosas operaciones.

Todavía hoy no se ponen de acuerdo los investigadores en echarle la culpa a eso, o mas bien a su pobre alimentación vegetariana, de la malformación que comenzó a producirse en los cerebros de los jerarcas. Lo cierto es que, ocultamente, en sus cabezas, fue en aumento el fanatismo y la intransigencia.

De forma paralela, las grandes zonas ganaderas del mundo, se quedaron casi vacías, desiertas. Los sobrevivientes de esas regiones siguieron con el consumo de carne, a escondidas, de pequeños animales no detectables por los satélites y mantuvieron el mercado negro de las ciudades haciendo ricos a muchos estraperlistas. Las aguas hubieran vuelto a su cauce poco a poco, si no hubiera sido por la deformación cerebral de los dirigentes y de sus seguidores. Persiguieron a los de la oposición en todo el mundo; más de cien millones, en un sólo año, fueron encarcelados o ejecutados; se cerraron los parlamentos y fueron nombrados gobernadores del Imperio en todos los países; crearon la Guardia Verde que vigilaba, o arrasaba sin control judicial, las zonas rurales donde estaban escondidos los ganaderos de la Resistencia..., y muchas cosas más: hasta la Iglesia Católica fue perseguida por condenar el Papa en una encíclica el fanatismo vegetariano...

La consecuencia inmediata fue que para el año 2012 ya estaban organizados, en todo el planeta, los Movimientos Para Una Alimentación Tradicional, las Falanges Carnívoras --de los más radicales--, los Amigos de la Comida Tradicional, los Omnívoros Federados, y miles de otros pequeños grupos de resistencia se unieron para conspirar.

Tenía que suceder y sucedió en el 2017. La primera revolución se produjo en la vieja Celtiberia. Los Amigos de las Corridas de Toros, en Andalucía, y la Hermandad del Cocido Gallego hicieron explotar las primeras bombas. En pocos meses las regiones agrícolas de la Tierra fueron devastadas por cientos de aparatos limpios que dejaban poca radioactividad, pero mataban todo ser vivo con sus neutrones. Los verdes habían concentrado su producción de alimentos en grandes zonas casi vacías y controladas por robots. Los millones de muertes no se debieron a las bombas sino al hambre. No tenían vegetales suficientes y sus estómagos no soportaban la carne y el pescado. En menos de un año se perdió un tercio de la población mundial.

Ni que decir tiene que ganaron los omnívoros y el ecologismo vegetariano fue borrado de la faz del planeta. ¿Quién podría sospechar cincuenta años antes que la Tercera Guerra Mundial sería una guerra civil entre carnívoros y herbívoros...?

---

--Muchacho, creo que usted ha dejado otra vez de hacer sus deberes. --El profesor puso cara de pocos amigos-- Yo le pedí que me relatara lo que había sucedido a finales del segundo milenio, pero usted ha hecho historia ficción, un tanto repugnante, más propia de la clase de Literatura Telepática. ¡Qué asco, alimentarse de seres vivos! Por este camino no va a ninguna parte...

Entonces, dirigió su mirada a la pantalla múltiple y dijo --Su compañero me ha dado una idea para después de la sesión reenergética: quiero que todos preparen el período del quinto milenio, cuando perdimos el uso de las cuerdas bocales y del aparato digestivo; ¡y ahora, todos a reponer fuerzas! ¡Vamos!...

© 2010. Jose Puentes
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Breves
O errar o quitar el banco.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas