Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 15 Agosto 2020 12:02
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Movilízate!






© MAR - "Miraba el agua y más allá..."
"Miraba el agua y más allá..."

A menudo nos sentábamos a ver caer el sol: ¡Ya cae, ya cae mira, míralo
hombre, no te lo pierdas! -decías como quién por primera vez ve caer las
chispas multicolores de los fuegos artificiales- Y el sol caía. Y su estela
en el mar era sustituida por la de la luna. Esperábamos hasta el amanecer
junto a la hoguera y
disfrutábamos en la semipenumbra aquel primer baño como si estrenásemos la
playa cada día. Después volvíamos a casa y a la pelea diaria de obligaciones
compartidas. Nunca me gustó como planchabas mis camisetas. En realidad yo
nunca las planché pero a ti te hacía ilusión. Yo te dejaba. Y te besaba la
espalda mientras lo hacías.

Miranda y yo compartíamos un pequeño apartamento desde el que se veía el
mar. No había nada entre nosotros, ningún lazo nos unía salvo el afecto y el
cariño. Y la complicidad de sabernos y adivinarnos siempre. Éramos felices.
Siempre me gustó el ordenado desorden de tu vida, tan llena de perplejidades
e inocencias. Tu vida, tan llena de vida.

Un día apareció un fotógrafo solitario que vagabundeaba por la playa y nos
observaba. Se enamoró de él. Fue un flechazo en toda regla y Adrián vino a
vivir con nosotros. Ya no volvió a planchar mis camisetas.

Reconozco hoy, Miranda, que siempre te amé. Y nunca te lo dije.

Adrián era una incógnita. No sabíamos de dónde venía ni a dónde quería
llegar. No tenía trabajo pero no le faltaba dinero y mimaba a Miranda como
si fuera una reina.
Le gustaba navegar solo y le advertíamos del riesgo que suponía. Aún así,
jamás quiso que nadie le acompañase; ni siquiera Miranda fue nunca con él.
Ella "Miraba el agua y más allá..." Una extraña mirada inundaba su rostro y
languidecía mientras esperaba. Su alegre vitalidad no regresaba hasta que,
en el horizonte, Miranda veía asomar aquel pequeño velero.
Una mañana Adrián, como de costumbre, salió al mar al amanecer. Cuando
Miranda se levantó encontró un regalo junto a su taza de café: una pequeña
caja de nácar en cuyo interior había un antiguo camafeo con una miniatura de
Miranda, jugando descalza con las olas de la playa, y una inscripción: "Para
ti, mi eternidad"

La línea del horizonte se acercaba a sus ojos como si fuera un imán que
quisiera arrancárselos. Nada podía hacer para evitarlo y sus pupilas se
dilataban haciendo mayor el espacio que Miranda quería para si. "Miraba el
agua y más allá..." Permanecía en la playa horas y horas recordando y
esperando el regreso de Adrián.
Nunca apareció. Ni siquiera regresaron a la playa los restos del naufragio.

"Miraba el agua y más allá..." y con las zapatillas en la mano, como si no
quisiera que el mar se las estropease, Miranda entró en aquel mar agitado y
se fue.




©MAR - Mayo2004

Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Breves
A amante que no es osado, dale de lado.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Mar
08/10/2018 15:42
Es una alegría encontrar, de vez en cuando, átomos tan afectuosos. Aquí andamos, volátiles y enamorados de las letras. Abrazos.

fw
27/08/2018 22:49
Los átomos también son invisibles, querida, y están por todas partes. Como el amor. Un abrazo.

Mar
18/07/2018 11:33
Bueno, queridos e invisibles amigos, os he dejado en el "Olvidado Jardín" algunas cosillas. Por si no puedo, os deseo unas vacaciones felices. Un abrazo interminable.

Mar
03/07/2018 16:04
Más de un año sin decir nada no tiene perdón. Pero os lo pido a los que aún, y a pesar de todo, segís cuidando este Vecindiario. Os echo de menos. Besos y abarzos a capazos.

Archivo de Charlas