Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 19 Mayo 2022 09:32
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© F.G. AVILÉS - TRES TIAS y CUATRO SOBRINOS
Tres sepultureros cavaban y trabajaban en el entierro del primo Paquito: uno alto, otro bajo y el tercero ni lo uno ni lo otro. Tres sepultureros cavaban las sepulturas.

El alto parecía Superman y medía más de dos metros; el bajo parecía Pulgarcito y medía menos de uno cincuenta y el tercero parecía un señor cualquiera de una altura indeterminada. Cavaban las sepulturas tres sepultureros en "el Entierro" de su primo Paquito -él de Paula-, cuando Mateíto vio al sepulturero alto que dejaba a sus tías unas flores enormes, hermosas y multicolores para que las arrojaran dentro de la fosa.

-Tío Javi. ¡Yo quiero flores grandes!

-Cállate Mateo -contestó su tío-. Y pórtate bien, como Merceditas, como Guadalupe, como Gemita, ¡cómo todos!

-Pues yo quiero flores -repitió el niño.

Y dicho y hecho, Mateo se puso a romper, a destrozar flores como él quería, del ramo que el sepulturero gigante había dejado a las hermanas de su padre y de su madre. Las tías miraban al infantil Mateo y sonreían; entre ellas se decían:

-Es guapito. ¡Qué rubio! ¡Qué majo! ¡Qué travieso! ¡Cómo alborota Mateíto en la Capilla los domingos y ahora aquí! Y mientras tanto Mateo -no le gustaba que le llamasen Mateíto, Mateín u otro diminutivo-, espachurró y rompió todas, absolutamente todas las flores; aunque su tío Francisco Javier le regaño, y encima le dijo que no eran flores, sino algo así como lisos, liras, o lirones; al final recordó, se llamaban lirios las flores azules, moradas y blancas.

Ni caso, él quería más y ni corto ni perezoso le dijo al sepulturero alto que trajera otro ramo. El mencionado gigantón ni se inmuto, o era sordo o los casi dos metros de diferencia de altura se notaban y la demanda del niño no llegaba a sus orejas. Pero... pasó otro sepulturero que estaba al otro extremo, contrario al anterior, y era el bajito, casi de su tamaño, como el niño. Mateo le pilló de una manga y le espetó:

-¡Oye sepulturero! ¡Quiero otro manojo de flores!

Sólo le faltó decir ¡esclavo!, como hubiese dicho su abuelo en la Cuba anterior al 1898 o recluta como hubiese dicho su padre en el CIR número 4. El pequeño sepulturero, de físico parecido al "showman Galindo de Crónicas Marcianas", le sonrió y como era un buen mandado, le trajo otro ramillete bien completo de flores variadas. Y luego otro, otro y otro ramo que el niño manoseo y destrozo. Mientras, el tío Paco Javi que le vigilaba de cerca, intentó que no se moviera de la fila familiar del pésame. Pero ni caso, y encima el sufrido tío iba a quedar como un ogro execrable delante de las tías Rosalía, María y de su adorada tía-prima Lauría, a la que después cortejaría.

* * *

Llegó la noche y Mateito se fue a dormir. Sonaron las doce campanadas de medianoche en el reloj del Ayuntamiento y retumbaron lentamente y pausadamente como llamadas a muerto y entonces Mateo se despertó sobresaltado; oía aullidos de lobos y también gemidos llorosos distantes de almas en pena. Los relámpagos de una tormenta próxima se reflejaban en la "Laguna" del pueblo e iluminaban su oscuro cuarto a intervalos extraños. Fuera llovía fuertemente y el agua tumbaba la alta hierba del prado cercano. El niño se asomó a la ventana y cual fue su sorpresa cuando vio en el jardín próximo a su casa, como salían andando del fondo de la tierra unos seres extraños, erguidos, brillantes por el reflejo de los rayos en su piel mojada fluorescente. La neblina y la lluvia no le permitía ver bien a esas criaturas.

A sus oídos llegaba una algarabía producida por graznidos de unos cuervos cercanos, por los truenos de la tormenta y por el ruido producido de los propios seres saltando en la arena; entonces Mateo temblando de miedo vio algo... Algo que se quedó grabado en su memoria para siempre, y era... era... pues algo relativamente... bastante especial, para que engañar a ese lector o lectora que tiene la paciencia y gusto de leernos, era...

-¿Qué vio entonces?

-¿Quiénes eran?

-¿Eran muertos vivientes?

-¿Eran serpientes?


Página 1 de 2 1 2 >
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Breves
Le dan la mano y se toma el pie.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas