Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 19 Mayo 2022 09:17
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© José Faraón - Función teatral
La noche se intuía en Villarqueo. El sol dejaba atrás la atardecida. Noviembre había traído las primeras nieves un poco antes de lo habitual. La brisa que bajaba de la sierra helaba los alientos. Los miembros de las familias pudientes de la calle Meseta, y los comerciantes que vivían en el centro de la ciudad, salían abrigados de sus casas. Las señoras se agarraban al brazo del cabeza de familia, los varones con suficiente edad se adelantaban y las señoritas continuaban andando junto a sus padres.

Pedro dormitaba tumbado en el diván más próximo a la chimenea. El calor que danzaba en el hogar le había producido un profundo sopor. Sus ojos se humedecían. Se abrió la puerta del gabinete y apareció su prima Teresita. Dieciséis años recién cumplidos, en avanzado desarrollo, por lo que podía ver y deseaba contemplar. El pelo era castaño, los ojos color caramelo y su figura se había redondeado hasta la seducción. Los labios resaltaban carnosos y húmedos, Pedro podía verlos brillar, a pesar de sus párpados soñolientos. Una boca para tenerla muy cerca. -¡Pedrito! -él odiaba que lo llamaran así. Ya tenía 23 años, había pasado incluso la edad de casarse-. Vamos, tienes que venir con nosotros. Va a estar allí todo el mundo, o al menos todo el que importa. No volveremos a tener en Villarqueo nada tan divertido en meses. ¡Y al final habrá colecta y baile!

Se incorporó sin dejar de observarla. Estaba incómodo en el sofá, tal vez demasiado tirante. El pecho de Teresita subía y bajaba de forma notable, excitada por el inminente acontecimiento. "¿Es por eso, verdad?", pensó complacido.

-¡Claro que voy!

Cogió su chaqueta y salió a la calle con Teresita. Les esperaban los tíos de Pedro, Paco y Remedios, los papás de la niña. Llevaba un mes en Villarqueo, enviado para profundizar sus relaciones familiares. En ese mes ya hubiera querido consumar el matrimonio, pero no encontraba la manera de obviar el trámite de la boda. Ella parecía muy receptiva, no rehuía ni por asomo rendijas o puertas entreabiertas. Pero el altar se adivinaba tras los visillos de sus ojos.

La familia avanzó unos metros hasta la puerta del Teatro de la Sierra, en la misma calle Meseta. Todas las esencias de los castellanos viejos parecían haberse reunido en aquel amplio recibidor, amenazado por dos imponentes lámparas de araña, tan pasadas de moda que pronto serían piezas de museo. Varios carteles, colocados sobre caballetes cubiertos con elegante paño rojo, anunciaban la velada:

"La Unión de Derechas NO ES FASCISTA.

No va contra la República, ni lleva disfraz de ninguna clase.

Busca tan sólo la paz social que acabe con el paro obrero.

Exterminar la política partidista para terminar con el Social-Enchufismo.

Desarrollar un programa social que acabe con la lucha de clases que tantas víctimas ha causado entre los propios trabajadores.

Uníos a la Agrupación Mercantil Agraria.

¡Votando las derechas salváis a España!"

El patio de butacas estaba lleno. Hasta los palcos, como si de una representación cualquiera se tratara, eran un hervidero de gentes de bien, ataviadas con sus mejores galas, que se saludaban con exquisita cortesía. Palmadas en la espalda entre los caballeros, besamanos para las señoras y señoritas, miradas furtivas para los pliegues de los vestidos. Sobre el escenario habían colocado un atril para los oradores. Los espectadores, miembros en su mayoría de la Unión Mercantil Agraria, no parecían tener en sus manos rastro alguno de tierra.

Pedro tomó asiento junto a Teresita y colocó el brazo lindando con el costado de su prima. Cuando los espectadores, espoleados por su ardor político, aplaudieron por primera vez, a él sólo le interesaba mantener el suave y blando contacto de aquel cuerpo en el que la vida se abría paso.
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
Pifiano
Pifiano
Pintura
Breves
Del lunes la luna es buena.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas