Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 06 Julio 2022 19:36
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
© Sunset Boulevard - ...y yo con este currículum.

-Ayudo todos los días a mis hijos con los deberes. El inglés se nos da bastante bien. Además, tengo pensado matricularme con ellos en una academia de idiomas en cuanto termine el curso escolar.

-Magnífico -respondió la señorita Ulibarri con un gesto que denotaba que la entrevista había terminado-. Muchas gracias, señor López. Estudiaremos su solicitud con el máximo interés y en pocos días le haremos saber nuestra decisión.

Salí a la calle notando un incómodo reguero de sudor por mis axilas. Estaba más nervioso de lo que imaginaba. La maldita señorita Ulibarri, su traje gris marengo y su cara de pájaro habían sido demasiado para mí. Entré en la primera cafetería que encontré en mi camino y pedí una cerveza.

-¡Hombre, Ramón! -sonó una voz potente a mis espaldas-. ¡Pero, ¿dónde te metes, chico?! ¡Hacía mil años que no te echaba la vista encima! ¡Tienes un aspecto magnífico!

Volví la cabeza sorprendido y me encontré con mi amigo Jorge, cargado con varias bolsas de un hipermercado cercano.

-¡Hola, Jorge! Pues ya ves; acabo de asistir a una entrevista de trabajo.

Mi amigo se quedó quieto, inmóvil, como petrificado.

-¿Entrevista de trabajo? ¡No me digas que ahora quieres trabajar! Pero, ¿a qué viene esa locura repentina? ¿Acaso no estás bien así? ¡Si vives como un marqués! Y mira que buen aspecto tienes, chico. Hasta andas de corbata.

-No te creas. Me siento un inútil. No soporto seguir dependiendo del sueldo de mi mujer. No sé... Necesito hacer algo, trabajar en algo fuera de casa.

-¡Tú estás loco! Depresión, eso es. Seguro que tienes una depresión como un piano. Pero no te preocupes. Tengo un amigo que conoce a un psiquiatra magnífico. Si quieres, ya podría...

-Déjate de depresiones y de rollos. ¿A ti no te ocurre algo así? ¿Nunca has sentido que tu vida es algo vacío y sin sentido?

-¿Sin sentido? Estás muy mal, Ramón, de verdad. Mira; ya he llevado los niños al colegio, tengo las camas hechas y ya he solucionado la compra. ¡Vaya tías que había hoy en el super, amigo, vaya tías! Y una me preguntó dónde estaban las compresas.

Yo creo que quería guerra. Ramonín, majo, que tú no te enteras de nada. Que eres un soso, Ramón, que te lo digo yo. Y fíjate; aún tengo tiempo para tomarme unas cervezas y leer el "Marca" antes de que mi mujer vuelva de la oficina. ¿Sin sentido, dices? Estás muy mal, amigo, de verdad.

Lo miré dubitativo. La verdad es que a Jorge no le iban del todo mal las cosas. Chalet adosado, dos coches, un mes de vacaciones en Torremolinos... hacía footing por las mañanas con su perro labrador y siempre estaba de buen humor. Sí; a lo mejor tenía razón el bueno de Jorge.

-Y dime, viejo -continuó en tono de burla-. ¿A qué empresa estás dispuesto a ceder ocho horas diarias de tu precioso tiempo? Sin contar las extras, claro.

-Pues he venido por un anuncio de "Gutiérrez limitada", aquí cerca. Necesitan un auxiliar de almacén y he pensado que eso me vendría bien. No creo que paguen demasiado, pero es sólo por las mañanas y me dejaría tiempo para los niños y para la casa.

-¿"Gutiérrez limitada"? ¿Has dicho "Gutiérrez limitada"? -respondió mi amigo con una expresión de horror en el rostro-. Pero... ¿tú sabes quién es la dueña de esa empresa? -Pues no -contesté con cautela.

-¡Marta Gutiérrez, tío! Ella es la jefa de todo ese negocio. ¡Menuda loba la tal Marta! La conocí en Torremolinos hace un par de años, por el verano. Una fiera en la cama, te lo aseguro. Tuvimos una aventurilla el año pasado, cuando mi mujer tuvo que volver a Madrid unos días para arreglar no sé qué desaguisado en la oficina. Eso es lo malo cuando trabajas. Te conviertes en imprescindible, y eso es muy peligroso. Les das la mano y, en cuanto te descuidas, te cogen el brazo entero.

Y siguió tras mirarme de arriba abajo.

-Pues lo tienes crudo, Ramonín. Doña Marta se pirra por los empleados jóvenes, rubios y atléticos. ¿Adónde pretendes llegar tú, con esa barriga y esa calva, que cada día te pareces más a un fraile dominico? Anda, déjate de rollos y hazme caso, que yo entiendo de ese asunto de los trabajos. ¡Trabajé una vez! Tres meses me duró, hasta que la jefa empezó a acosarme a todas horas. Tenía un par de tetas que en lugar de sujetador necesitaban un andamio. Me despedí al día siguiente de quedar con ella por primera vez. ¡Imagínate cómo sería la jefa! No, amigo, desengáñate. El trabajo no está hecho para nosotros. Lo que tendrías que hacer es salir a correr conmigo por las mañanas para ponerte en forma, y luego tomarnos unas cervezas. Conozco algunos sitios por aquí con unas camareras capaces de levantársela a un muerto. Bueno, te dejo, Ramonín, que aún tengo que pasarme por la tintorería para recoger un traje de mi mujer que llevé ayer para limpiar. Que tengas suerte con eso del trabajo. Y ya sabes; si cambias de opinión, te daré la dirección de mi amigo el psiquiatra.

Apuré mi cerveza. Este Jorge... Siempre seguirá siendo el mismo vivalavirgen. Nunca sentará la cabeza. Y eso de que la jefa lo acosaba... bueno, eso era de boquilla, seguro. ¿Quién va a acosar a un vago como Jorge, que jamás ha dado un palo al agua?

Unos días después encontré entre el correo una carta con remite de "Gutiérrez limitada". El corazón me dio un vuelco. Por fin podría dar un giro positivo a mi vida. Las puertas del club de golf local se abrían de par en par ante mí. Lo abrí, nervioso e ilusionado a la vez. Allí estaba mi futuro.

"Lamentamos comunicarle que su amable solicitud..."

Es curioso, pero no me sentí mal. Tan sólo me costó un ataque de risa nerviosa. Pensé en la señorita cara de pájaro y me alegré de no tener que contemplar aquel rostro todos los días del año, excepto festivos, puentes y tres semanas de vacaciones.

Cogí el teléfono y marqué el número de Jorge.

-¿Jorge? Soy Ramón. Oye, ¿a qué hora sales a correr mañana?

Página 2 de 2 < 1 2
Comentarios
No se han Publicado Comentarios.
Publicar Comentario
Inicia Sesión para Publicar un Comentario.
Valoraciones
La Valoración está disponible Sólo para Miembros.

Inicia Sesión o Regístrate para votar.

No se han publicado Valoraciones.
En imágenes
camuflaje
camuflaje
Fotografías
Breves
A perro que no conozcas, nunca le espantes las moscas.
Mini Charla
Debes Iniciar Sesión para publicar un mensaje.

fw
06/02/2021 19:36
gracias por los besos. cuidáos mucho. un abrazo

fw
06/02/2021 19:36
aquí seguimos, Mar. sin armar escándalos :-D

Mar
21/01/2021 17:29
Y que os he dejado un poemilla en el Olvidado Jardín. Besos

Mar
21/01/2021 17:24
Holaaaaaa!!! He vuelto a la casa abandonada ¿Hay alguien? Solo vengo a dejaros abrazos imposibles. y

Mar
10/01/2019 12:34
Otro Año, otras vidas... Os deseo a todos que sea Feliiz y que tengamos Salud y Trabajo. Todo con mayúsculas. Y abrazos a capazos.

Archivo de Charlas