Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 28 Octubre 2021 15:24
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Humanidades | es.humhum.latura
Publica© flantains - de como comer sin mancharse el hocico
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 12-02-2009 22:16
El caso es que no soy mucho de ir a museos, en general, aunque tengo algunos que castigo con la lija de mi mirada cada vez que la ocasión se presenta, pero últimamente me persigue una suerte de desazón que me está llevando a cambiar esta y otras costumbres. Me estoy haciendo mayor, me digo, mientras me sorprendo abismándome en una pieza que no me corresponde pero que, de alguna manera, me incita.

El miércoles estuve en el museo Sierra-Pambley, aquí, en León que en su día fue la r0;guaridar1; de Segúndo Sierra Pambley (1848) hombre y vida que da tema para una suculenta novela que jamas nadie escribirá; más tarde esta casa la heredó su sobrino, Francisco Fernández y Sierra- Pambley de ideología ilustrada, como su tío, y temperamento filantrópico, padre de la fundación o inspirador de ellar30; no me quedó muy claro. Desde que se entra allí hasta que se sale una respira hálitos contraculturales ¿en/por/para aquellos tiempos? y en hoy mismo a pesar de tener la certeza de que es la dirección correcta.

La biblioteca que este hombre tenía es brutal para aquella época, para un solo hombre, para una ciudad como esta y hete aquí mi sorpresa cuando descubrí que en ella no había ni una sola novela, ni una sola no.ve.la.

El caso es que soy mucho de leer novelas, de tontear con la realidad y frivolizar con ella, el caso es que últimamente, y dioxmeperdone, cada vez que abro las tapas de una para iniciar su lectura me viene a la nariz como un golpe de olor a sudor ajeno, como si me vistiera la camisa usada y sin lavar de alguien que no conozco y que, en realidad, tres narices me importa. Me estoy volviendo escrupulosa con las percepciones escritas y ajenas.

La verdad es que me tiene preocupada esto, espero que sea pasajero.
http://www.vecindiario.es
Saltar al Foro: