Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 20 Septiembre 2021 23:37
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Narrativa | el cuaderno
Publica© azx - Invisible Wi-Fi
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 01-05-2013 21:09
Invisible Wi-Fi


¿Por qué no paras el mundo? Podrías pensar e ir delante, no detrás arrastrado por los acontecimientos que provocan los más rápidos. ¿Por qué no compras hierro oxidado y vendes oro? Tantas veces deseando más dinero, sin saber cómo conseguirlo, y ahí tienes la alquimia que te permite convertir lo barato en caro para beneficiarte de la diferencia.

No sabes. Y crees que lo que no sabes no existe. Mientras, ese vacío que nunca llenó tu curiosidad o interés, sin que la causa influya en el resultado, no existe en quien usó su tiempo para forjar, labrar, meditar, descubrir, sembrar, absorber, conocer, sobre aquello que le pueda permitir ser deseado para triunfar. El deseo. La fuerza que arrastra por lugares insospechados hasta destinos increíbles. ¿Por qué terminas donde no quieres por conseguir lo que quieres?

La unidad es todo y para ser todo no hay que desear nada. La parte es esa pieza que encaja rodeada por el resto que busca ansiosamente esa pieza para sentirse completos.

Después de una vida vivida descubres esos momentos pasados dentro de la ilusión del engaño. Y cuando todo termine te irás ignorando que los sentidos que alimentan tu saber y las verdades que te entrega tu inteligencia fallaron en más de una ocasión cuando te presentaron la verdad.

Como ese día que descubrí que mis planes no habían salido bien. Transcurrían mis dieciocho años, con mi pareja estudiando, una hipoteca y un trabajo de jardinero que apenas alcanzaba para subsistir de no ser por unas horas que echaba de camarero en el bar de mi tía Sonia. Una mañana por esa Wi-Fi de algún vecino que usábamos sin permiso me llegó un correo contándome cómo se entretenía mi novia mientras yo estaba trabajando. La Wi-Fi no era de un pardillo piltrafilla, era una ingeniera informática que le había bajado la seguridad por diversión. El pardillo era yo. Había picado en el anzuelo.

Rosa. Me lleva cinco años. Llevamos catorce años y dos hijos. Nunca le conté que alternando con las estrellas, desde mi ventana, apuntaba el telescopio a su pantalla cuando se tumbaba en el sofá, en el fondo del comedor de espaldas a su balcón. Se enamoró de mí porque me estaba conociendo tal como yo era. Si tener que imaginárselo, sin dudas. Me enamoré de ella porque la conocía tal como era. Leyendo su diario guardado encriptado en un archivo de su ordenador. Sin tener que imaginármelo. Sin dudas.

Nunca le dije a mi novia cómo descubrí sus infidelidades. Nunca le falté al respeto, ni antes ni después de dejarla. La veía como una inmadura adolescente que a su edad solo pensaba en divertirse con el sexo. Pero era mala. mala. hasta la saturación. Pasados dos años y unos días después de mi boda recibí una llamada suya:

- Hola Sergio.
- Qué tal Pitu - La llamaba Pitufilla.
- ¿Tienes un momento?
- Sí, dime.
- ¿Recuerdas cuando nos instalamos en el piso y comenzaste a espiar a Rosa con el telescopio?
- Bueno... pero. ¿para qué me has llamado?
- Como tenía miedo que terminarais liados, se lo dije.

---------------------


© azx
26-04-13
Editado por fw el 01-05-2013 21:09
http://www.vecindiario.es
Saltar al Foro: