Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 21 Septiembre 2021 00:54
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Narrativa | el cuaderno
Publica© azx - Carlos
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 07-04-2013 19:01
Puede que hayas llegado hasta aquí y te plantees dejar de viajar en el tiempo y volver al presente. Entonces podré decir que nunca lo conociste porque el 25 de marzo de 2013 salió de es.humanidades.literatura y cambió de rumbo dirigiéndose hacia otras aguas.

CARLOS


¿Nunca has estado en un puerto? Si la respuesta es: sí, ya sabes de qué te hablo. Si es: no, deberías leer esta historia, antesala de tu interés para visitar tan atractivos lugares.

Ese año el cambio de invierno a primavera fue respetuoso con los libros de texto. La brisa del mar y el calor del sol combinaban refrescando el calor que se acercaba a la piel tras más de una hora de paseo por las calles de Alicante. Y para saciar el hambre que empezaba a despertar decidí acercarme al puerto. De los varios bares mí preferido siempre fue La Neurona, y de sus platos: las judías con almejas.

Ni tarde ni pronto, que es cuando siempre hay sitio, llegué justo en medio, cuando estaba todo ocupado. Por sorpresa para mí desde una mesa, un caballero amable me señaló la silla que tenía enfrente. Aceptando su invitación fui a sentarme.

- Siéntese. Estoy comiendo solo y no tengo inconveniente en compartir la mesa.

La verdad, era un tipo agradable. Al poco se acercó Adela y regresó a la cocina con la nota para que me sirvieran.

- Qué joven tan amable y simpática - Comenté.
- No crea que todo es como parece.

Ese fue el principio de una conversación en la que el desconocido no dejó de cuestionar mis opiniones. El tipo agradable me resultaba cada vez más antipático. El colmo llegó cuando, para no tener que aguantar más sus puntillas, le solté, así como quien te enseña la portada del periódico, una breve pero completa retahíla encadenada con los premios conseguidos en los campeonatos de gimnasia en que participo. Silencio. Me respondió con silencio.

Por momentos me ocupaba más de mi comida que de prestarle atención. Nunca antes nos habíamos visto y parecía como si me odiara. Aunque nunca dejó de tener el semblante simpático. Para romper el silencio se me ocurrió referirle lo muy agradable que era la tranquilidad que reinaba tras el fin de los ataques piratas a los puertos del mediterráneo. Pero ni por esas.

- Cuando desaparece el depredador aparece la mediocridad en los genes de las futuras generaciones.

Me quedé en silencio. Tenía la cabeza totalmente ocupada pensando en lo que me había dicho. Entre el murmullo de los clientes de las mesas en la puerta del bar se impusieron tres largos toques de caracola.

- El aviso a los rezagados. Mi bergantín está a punto de zarpar - Me dijo mi acompañante, mientras se levantaba pausadamente.
- Gracias por permitirme comer con usted.
- No se merecen. Si algún día va a Londres me alegraría que pasara a saludarme.

Maldita sea. En ese instante me di cuenta de mi descortesía al sentarme sin presentarme. Rápidamente intenté poner remedio a mi torpeza.

- Gracias señor. Y aquí tiene usted a un amigo: azx. Y en Londres pregunto por.
- Darwin, Carlos Darwin.

Mis ojos se abrieron cual los de una lechuza cuando apagas la luz en el bosque. De mis labios, con tono de sorpresa azorada, solo pudo salir la palabra: ¡Darwin! De inmediato interpuso su mano entre los dos marcando una distancia que no debía acortar y un silencio que no debía romper. Y dijo levantando el brazo.

- Se ha fijado en el sol ya tan bajo. Esas nubes que pasan. Va a ser una hermosa puesta de sol.

Y sin prisas, con un andar elegante, se marchó hacia los muelles, perdiéndose entre la multitud.

Creo que ese día, en ese momento, los dos sabíamos que nunca nos veríamos en Londres.

:-)

© azx
24-03-13
http://www.vecindiario.es
PublicaRE: © azx - Carlos
Pacoz
Miembro

Mensajes: 9
Registro: 31.07.08
Publicado el 12-04-2013 21:47
Me gusta, breve, conciso, sin abundar en datos, buscando el misterio y dejando al lector la puerta de la imaginacion abierta.


¿Cómo mierda se hace para enviar una foto?. Acabo de enviar una a http://www.vecindiario.es/news.php pero me diecen que no es una dirección apta. Gracias.
PacoZ.
Saltar al Foro: