Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 28 Octubre 2021 14:53
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Narrativa | el cuaderno
Publica© Pacoz - EL PASO DEL TIEMPO
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 12-03-2011 23:55
EL PASO DEL TIEMPO

Yo tengo una anormal propensión a calificar la realidad, distinguiéndola por categorías en un escalafón que sin duda será antojadizo para los demás. Pondré un ejemplo para explicar porque establezco esas diferenciaciones.

Yo, es decir nosotros, vivimos en una cuadra que no llega a los 50 mts. de longitud, con cinco casas sobre nuestra vereda y tres casas y un departamento de cuatro unidades en la de enfrente. Cuando nos establecimos, hace de ello 46 años, éramos "los nuevos", calificativo apropiado por ser los más jóvenes de la cuadra. Al día siguiente de la mudanza, como se usaba en aquel tiempo, se le presentaron a mi mujer las moradoras más antiguas ofreciéndose para suplir eventuales olvidos de mercadería, como así también instándonos a colaborar con ellas en el avistaje de merodeadores sospechosos en las inmediaciones. De tal modo que, a los pocos días, estábamos al tanto del apellido de nuestros vecinos y en algunos casos hasta de las ocupaciones de los que, por entonces, se tenían como "jefes de familia".

Así fueron pasando los años con esa discreción aleve que no se sabe si está hecha de astucia o de bigardía, pero que de cualquier modo pasan de forma beata, escondiendo las mutaciones y la finitud que encubre el mero correr de los días, ya que el tiempo es como una bruma leve que, sin dejar de mostrar lo inmediato, omite el punto donde el camino se corta abruptamente.

Con el correr del tiempo algunos vecinos fueron muriendo, otros vendieron sus propiedades tras el alejamiento de los hijos, dando con ello lugar a otros moradores, más jóvenes, con otros intereses y expectativas, muchos de ellos procedentes de edificios de departamentos en los que no se conoce ni el nombre de quién habita tras la medianera o sea gente no habituada a una vida asociada, que desconoce el intercambio de saludos y hasta de atenciones recíprocas; en fin, gente huidiza, elusiva, torva, que induce a sospechar que esconde un pasado ominoso.

Como consecuencia de estas mutaciones, de este cambio progresivo, injusto e inexorable, llegó un momento en que nos sentimos como infiltrados en nuestro entorno, viendo suprimir los jardines delanteros de las casas so pretexto de dar lugar a entradas para automóviles que no fueron previstas en su tiempo, como así también tronchados los árboles mas añosos para dar lugar s esas mismas entradas de coches. Tantos cambios, al principio imperceptibles, ocurrieron como a nuestras espaldas, obligándonos a cambiar nuestros hábitos y hasta nuestro lenguaje.

Hoy saludamos sólo a algunos de nuestros vecinos, conversamos con ellos en voz baja, como temiendo peligrosas acechanzas y distinguiendo entre ellos; a algunos continuamos llamándolos "vecinos" y a los otros los identificamos como los que "viven al lado", o "la rubia de enfrente", o "el de la camioneta azul".

Es que hay que convencerse; somos un resabio del siglo anterior.

PacoZ
http://www.vecindiario.es
Saltar al Foro: