Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 08 Diciembre 2021 15:33
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Narrativa | el cuaderno
Publica© Diego García - Ella
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 20-03-2010 11:47
Ella

Se recostó con un retrato de mujer entre los brazos mientras ella iba a buscarle un vaso de agua a la cocina. Últimamente la imaginaba a todas horas, como si su pensamiento fuese uno de esos cuentos que comienzan donde acaban. Hoy se sintió indispuesto tras el almuerzo, poco después de que llamasen a la puerta. Era ella. La mujer que se había adueñado de su vida. La invitó a pasar con toda naturalidad. Ella le dijo que se alegraba de verlo; le dijo que lo encontraba muy pálido; le dijo que lo había estado esperando largo tiempo.

Últimamente la imaginaba a todas horas, como si su pensamiento fuese uno de esos cuentos que comienzan donde acaban. Hoy se sintió indispuesto tras el almuerzo, poco después de que llamasen a la puerta. Era ella. La mujer que se había adueñado de su vida. La invitó a pasar con toda naturalidad. Ella le dijo que se alegraba de verlo; le dijo que lo encontraba muy pálido; le dijo que lo había estado esperando largo tiempo. Se recostó con un retrato de mujer entre los brazos mientras ella iba a buscarle un vaso de agua a la cocina.

Era ella. La mujer que se había adueñado de su vida. La invitó a pasar con toda naturalidad. Ella le dijo que se alegraba de verlo; le dijo que lo encontraba muy pálido; le dijo que lo había estado esperando largo tiempo. Se recostó con un retrato de mujer entre los brazos mientras ella iba a buscarle un vaso de agua a la cocina. Últimamente la imaginaba a todas horas, como si su pensamiento fuese uno de esos cuentos que comienzan donde acaban. Hoy se sintió indispuesto tras el almuerzo, poco después de que llamasen a la puerta.
Editado por fw el 20-03-2010 11:49
http://www.vecindiario.es
Saltar al Foro: