Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 26 Enero 2022 21:10
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Narrativa | el cuaderno
Publica© Lunamar - DICOTOMÍA
Sap
Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 127
Localización: Hispalis, España
Registro: 21.07.08
Publicado el 13-03-2009 13:23
DICOTOMÍA


http://i251.photobucket.com/albums/gg307/zujarblog/insectos-1.jpg

Franky Muller era probablemente el hombre más feo del mundo cuando estaba durmiendo o meditando con los ojos cerrados. Su cuerpo era una amalgama de ángulos obtusos y obscenos donde sus extremidades largas y delgadas, que en otro cuerpo habrían parecido gráciles, no ayudan al conjunto. Su cabello graso y ralo, la cara doblada sobre si misma y un problema crónico de artritis, que le afectaba desde niño, hinchando de forma grotesca sus articulaciones, le daba el aspecto de un insecto en reposo. Sí, con los ojos cerrados, Franky Muller bien podría haber sido el diablo.

Y sin embargo Franky abría los ojos y todo eso quedaba relegado, sin cortapisas ni concesiones, a un absoluto segundo plano. Y a uno le quedaba de repente meridianamente claro que Franky no tenía nada que ver con el diablo. Dos eran los atributos físicos que golpeaban de inmediato a un observador casual: inmensos y azules; de un azul invasivo y eléctrico, con miles de facetas tornasoladas e hipnóticas que eclipsaban completamente el resto de peculiaridades. Y eso no era lo mejor de sus ojos; lo mejor era que si con los ojos cerrados podría haber salido de una pesadilla de la que uno huiría con horror, con los ojos abiertos uno podía nadar en el mar franco y profundo de su alma: la tenía allí, ofrecida, para el que quisiera conocerla. Sí, en un extraño equilibro la naturaleza había compensado a Franky dándole unos ojos que decían de él todo lo que su cuerpo negaba.




© Lunamar.
es.humanidades.literatura
13/03/2009
Saltar al Foro: