Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 26 Enero 2022 21:32
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Narrativa | el cuaderno
Publica© Galaor - Los Anales de Gaula: LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON
Sap
Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 127
Localización: Hispalis, España
Registro: 21.07.08
Publicado el 05-03-2009 10:56
Los Anales de Gaula.
LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON




Pero no toda la vida es sueño, aunque lo dijera Calderón.

Ver dimitir al presidente en funciones sin que hubiesen pasado ni 24 horas desde la derrota dio la impresión de que se iba un demócrata. En los escasos 4 años de su presidencia parecía querer no alterar el ánimo de nadie, no molestar, no dar la impresión de un Zapatero que entrase como elefante en cacharrería. Sabía, y sabía bien, que Gaula no admite cambios por la brava, cada vez menos, y que la derrota de su predecesor tenía mucho que ver con los desplantes verbales de su última legislatura, con la chulería incompetente de algunos de sus consejeros, con la pedantería del paleto con bastón de mando de algunos altos cargos. Quería cambiar pero, como se dice por aquí, "a modo", pero todo se estropeó durante el último año. Cierto que algún consejero de su partido tuvo el poco acierto de incomodar al personal, sin embargo casi todas las tropelías fueron ingenios de sus socios de gobierno, o de desgobierno. Duplicar los gastos de la "ciudad de la cultura" de Compostela en el primer año (de veintiocho mil a casi sesenta mil) es obra de ellos y fue un mal síntoma, de que existía otra "xunta" que iba a su bola. Que después otro consejero realizase una contratación masiva para su consejería sin respetar el sistema habitual, fue el segundo, pero todavía no alteró demasiado los ánimos. Pero que una gran empresa gallega se tenga que ir al extranjero porque el responsable del ramo no hace más que poner pegas para una nueva factoría, el chapucero concurso eólico, el decreto sobre la enseñanza obligatoria en gallego, las galescolas y una ampliación extraordinaria de la Oferta de Empleo para consolidar en sus puestos a los que trabajaban en ellas, sólo un mes antes de las elecciones, acabó por hartar incluso a una parte de los votantes de ambas formaciones. El coche multimillonario, las sillas de "oro" y otros dispendios calaron en los ciudadanos precisamente porque ya estaban hasta la coronilla con las actuaciones anteriores. Además, la apariencia tolerante del presidente parecía cada vez más una pose ya que permitía los excesos de un gobierno que tenía que dirigir y moderar.

Si a todo lo anterior añadimos la insistencia del señor Zapatero y el señor Blanco en inmiscuirse, con sus insultos y su intelectualmente pobre campaña, en las elecciones, como si Gaula fuese la mayoritariamente rural y analfabeta de hace 70 años, tenía todas las probabilidades en su contra.

Ahora, una parte de esa izquierda nacionalista que vive anclada en el pasado, reniega públicamente de Gaula, porque los electores rompieron en mil pedazos sus sueños. Pero el problema es que sus sueños no son más que ensoñaciones disparatadas que poco tienen que ver con una sociedad real, mayoritariamente urbana, que les ha dado con la puerta en las narices.

Claro que algunos no aprenderán. Pondrán todo su empeño en quitarle "un poquito" a la derecha para poder gobernar de cualquier manera, sin preocuparse poco ni mucho si eso es lo que en realidad espera la sociedad de ellos.



© Galaor.
es.humanidades.literatura
05/03/2009
Saltar al Foro: