Portada · Noticias · Faq · Contacto · Colabora 21 Septiembre 2021 00:35
Navegación
las Ediciones
VSnail beta 1.0
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Aún no eres Miembro?
Pulsa aquí para registrarte.

¿Has Olvidado tu Contraseña?
Pulsa aquí para solicitar una nueva contraseña.
Pergaminos
Sindicación
Foros Noticias
Textos Enlaces

Comunidad
Vecind(i)ario, segunda etapa | Crítica | la lumière
PublicaHuevo (Yumurta) Leche (Süt) Miel (Bal)
zinnia
Moderador

Mensajes: 27
Localización: Madrid
Registro: 21.02.09
Publicado el 03-03-2011 08:37
La trilogía Yusuf: Huevo, Leche, Miel. Son tres películas del realizador turco Semih Kaplanoglu. Con la última, Miel, ha conseguido el Oso de Oro de Berlín.

Primero rodó Huevo, donde se narra la historia de un Yusuf que tiene 40 años, vive en Estambul y tiene una librería. Le gusta la poesía y en una ocasión consiguió publicar un libro de poemas. Yusuf regresa a su pueblo para enterrar a su madre, con la que había perdido el contacto los últimos años.

El director no aclara si el Yusuf de las tres películas es la misma persona, aunque hay un hilo conductor entre los tres, adulto, joven y niño. En la segunda, Leche, Yusuf es un adolescente. Y en la última, Miel, es un niño. Así que es un viaje hacia atrás y él recomienda que se vean por ese orden.

Hay muy poco diálogo en las tres. El apoyo está en la música, en la contemplación, en los sonidos de los animales (me encantó el continuo piar), en el viento, en la lluvia... Los sonidos de un entorno rural. Tienes que imaginarte tú, con las evoluciones de Yusuf en ese entorno que abandonó, qué pasa por su cabeza.

En Huevo, hay una escena casi al final, cuando él se vuelve para Estambul y para en un sitio, en un campo que le recuerda algo. Hay un rebaño de ovejas. De repente se le tira encima un perro pastor inmenso, un mastín que parece un caballo. Lo derriba al suelo y no le hace nada, pero se tumba cerca y no le deja moverse, cada vez que se mueve lanza un gruñido de aviso que le deja paralizado (a él y a cualquiera). Al final Yusuf se queda dormido acurrucado en el suelo. Bien, pues hay una escena en que el perrazo acerca su cara a la de Yusuf, y Yusuf se queda quieto hasta que se echa a llorar. Esa escena, Yusuf y el perrazo mirándose… me pareció bordada. El perro mirándole como diciendo: tú de aquí no te mueves, forastero. Yusuf mirando al perro como pidiendo piedad, sin atreverse a moverse y llorando, y el perro como si no entendiera, observando y preguntándose: ¿y este por qué llora?

En Leche Yusuf es un adolescente que vive con su madre viuda. Se dedican a vender leche, tienen vacas, las ordeñan, hacen el queso en casa… La madre conoce a otro viudo y empiezan una discreta relación. Yusuf, que empieza a escribir poesía, parece sorprendido de que su madre no se dedique a exclusivamente a él, como ha hecho siempre, y les sigue con la moto en la que reparte la leche. Yusuf ya no admira lo que admiraba antes, ya no le gusta su pueblo y mira otros horizontes. Explica el director que Leche rinde culto a la figura materna. Retrata el doloroso cambio que padecen las relaciones entre madre e hijo en la Turquía actual. La relación madre e hijo en la cultura de Anatolia es muchos más profunda que en otras culturas porque la madre simboliza conceptos como tierra, nación, tiene un valor sagrado. Durante toda su vida un hijo depende de su madre para obtener leche, no importa la edad que tenga. Perder la leche materna es uno de los precios que impone la vida moderna. Los cambios sociales llevan a la madre a descubrir que también es mujer. Cuando eso ocurre, ¿puede el hijo mantenerse solo? Dice el director que la relación tradicional turca entre madre e hijo es una de las razones por las que a la juventud de ese país le cuesta tanto trabajo realizar la transición mental entre la niñez y la edad adulta.

Y Miel. Yusuf tiene seis años y tiene que empezar el colegio. El padre es apicultor y al niño le encanta acompañarle. En el colegio tartamudea, no puede leer, cosa que no le sucede cuando está con su padre. Un día las abejas desaparecen y el padre de Yusuf decide adentrarse en la montaña para saber qué ha pasado. Yusuf deja de hablar.
Bosques, colmenas, naturaleza y la importancia del origen. Es magnífica la película, de un gran lirismo. Ahora, a quien no le guste ese ritmo sereno, oriental, puede que le aburran.

Yumurta. Süt. Bal.

http://www.youtube.com/watch?v=ea-b_nzq7rs

http://www.youtube.com/watch?v=TCRDcW-wUpg&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=6wHWTLHYYcY&feature=related

zin
zinnia adjunta la siguiente imagen:

Editado por fw el 03-03-2011 19:35
PublicaRE: Huevo (Yumurta) Leche (Süt) Miel (Bal)
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 03-03-2011 19:36
Gracias, zinnia.

Me ha recordado esto que has escrito a otra trilogía, la de Apu, que dirigió el director indio Satyajit Ray en los años cincuenta. Está compuesta por las películas "Pather Panchali", "Aparajito" y "Apur Sansar", en las que narra la historia de Apu desde antes de nacer hasta su madurez, pero ésta de forma cronológica. La recomiendo totalmente, es una obra de belleza
indescriptible.

--
Un saludo.
Miguel
http://www.vecindiario.es
PublicaRE: Huevo (Yumurta) Leche (Süt) Miel (Bal)
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 03-03-2011 19:38
Miguel
La recomiendo totalmente, es una obra de belleza indescriptible.


zinnia
De nada a los dos, Sebastián y Miguel. Y no sabía nada de la peli de la que hablas, y esta trilogía me ha dejado tan buen sabor que la de Apu va a caer fijo (si las hallo). Estupendo.

Quería decirte, Sebastián, que he visto la de Miel ya colgada. Las otras dos no sé.

Y una aclaración: esa escena del perro, no es un mastín, es un imponente dogo alemán.

Hay varias escenas en las que se demora, en las que te da tiempo a demorarte, que me encantaron, pero no las cuento porque termino destripándolo todo (ya lo dice Sebastián). Lo que comentábamos después es que son películas en las que no hay buenos ni malos, hay hombres, mujeres, niños, vendedores, vecinos... Decía un amigo que es muy de los sufíes y su espriritualidad. No hay hombres malos ni buenos, solamente cosas que se hacen bien o mal. El niño Yusuf, en Miel, hace algo mal y hay una escena bellísima de cómo intenta compensarlo.

Me gustaron, sí.
Editado por fw el 03-03-2011 20:52
http://www.vecindiario.es
PublicaRE: Huevo (Yumurta) Leche (Süt) Miel (Bal)
fw
Super Administrador

Avatar Usuario

Mensajes: 675
Localización: Madrid, España
Registro: 25.06.08
Publicado el 08-03-2011 22:15
Archie
P.S. II - Por cierto, zinnia, hasta ahora mi peli turca favorita es Uzak ('Lejano', para su estreno en España, si no recuerdo mal) de Nuri Bilge Ceylan, chale un ojo al trailer: http://www.youtube.com/watch?v=e2PYp_pViCA

Zinnia
Muchas zenkius, Maif. Me quedo con los enlaces, ya tengo arrecogíos los de las pelis mongolas de jorfa. Las iremos viendo, todas ellas caerán, que mayores no somos y prisa no tenemos.

Voy a recomendar un libro, el que ha escrito Manuel Vicent sobre Jesús Aguirre, el duque de Alba. Aparte de que Vicent es un maestro y ya lo leía rendida a sus pieses, la vida de Aguirre es muy curiosa. No era jesuita, como le gustaba hacer creer, sino diocesano, y era gay, y sobre todo tenía muy claro que quería ser "alguien". Era hijo bastardo
(entonces tenía su importancia) de una santanderina de la alta burguesía y de un militar catalán que la engañó y que estaba casado. Ese nacimiento que esconde lo lleva a querer destacar en la adultez. Intentó casarse con la hermana de la reina Sofía, y como no lo consiguió apuntó a la casa de alba. Un hombre muy culto, que se movía en medios intelectuales, pero que quería dar un braguetazo. Muy interesante la vida de Aguirre y magníficamente contada por el maestro Vicent.

Y ya de paso informo, para los que pasen por los madriles (recuerdo que Sap pensaba visitarlo), que ya está abierto el Museo Cerralbo. Este pertenecía a un marqués. No lo recomiendo porque es un horror. Lo que sí es precioso es el palacete. Pero el interior... el marqués era un coleccionista compulsivo y lo tienen ahí todo metido. Es como si hubiera padecido el síndrome de diógenes, pero en lujo. Cada estancia es un monumento al mal gusto. Lo coleccionaba todo en cantidades industriales: espejos, relojes, muebles rococó, monedas, armas, armaduras, pinturas, lámparas, cerámicas... Un agobio. Parece ser que empezó a coleccionar monedas de pequeño, y ya no paró el hombre. Lo increíble es que pudiera comprar tanto y pudiera conservarlo. Aunque es un pensamiento muy marujil, nos preguntábamos que cómo limpiarían todo aquello, cada miniatura, cada lámpara. Miríadas de empleados esclavo, suponíamos. Nunca había visto una acumulación igual de objetos en un espacio así y que fueran propiedad de un hombre solo.
Inenarrable.
http://www.vecindiario.es
Saltar al Foro: